domingo, 30 de noviembre de 2014

CONOCIÉNDONOS

Descríbeme la luz, dijo ÉL; y la dicha que sufres al notarla, al mirarla.
Descríbeme la arena, y la pereza que sienten tus dedos al tocarla.
Descríbeme la sombra de tu pelo al viento. Cuéntame cómo sueñas los veranos, como hueles las cerezas en sazón. Qué te inventas cuando lees los espacios blancos que entre líneas buscan la razón de ser leídos. 
Descríbeme la música. Cómo tiemblas cuando acaricias las notas graves y cómo las agudas te hacen sonreír. Dime si es mentira que cantas bajito a las calles y a la luna, qué menguante, te hace guiños, que te quiere conocer, que te sigue por las noches y que con suavidad la pones en el vacío de tu anillo.
Cuáles fueron las huellas que en tu piel dejaron huella; cuales maltrataron tu razón. Los motivos de tu suerte, las alegrías contadas, las compartidas.
Déjame que te conozca, que sienta como tú sientes, que sueñe con tu voz con tus manos y tu olor... Pues yo creo en ti.

La luz nace blanca, dijo ELLA: huidiza está ahí con colores escoltada y vigilada. Y la notas cuando deja que la mires, pues se esconde entre tinieblas y solo la ves cuando quiere que la veas. 
Y, ¿sabes?, la arena es la montaña cien mil veces repartida, dividida, que se  tuesta suave en la luz que el sol tiene a bien regalarle.
Te cuento los veranos de mis sueños, que ocurren en otros lares, en otros sitios regalando imágenes cálidas del olor rojo de las cerezas. Y al atardecer, leo y dibujo en la retina de la imaginación, esos espacios que en blanco buscan autor para ser leídos, para ser interpretados en voz alta y en callada voz.
Te cuento que la música es sol en clave de vida, es la escala que sirve para despertar el día, para que la noche acompañe las huídas, para que la lluvia nombre con epítetos los afanes, los anhelos.  Te relato que, cuando la pena hace nido en  mi alma, le canto bajito a las calles y a la luna le pregunto por tu respirar, por  tu lugar; y al final cuando se hace amiga duerme acurrucada en el hueco de mi anillo.
Y  mi suerte mi alegría y las huellas que en mí huellas dejaron, las llevas contigo amor.
Te dejo que me conozcas, que sientas como yo siento, que sueñes con mis manos y mi olor... Pues en ti yo creo.




Nos vemos y nos leemos pronto.

martes, 25 de noviembre de 2014

¡QUÉ LLUEVA... QUÉ LLUEVA!


La Virgen de la cueva, los pajaritos cantan, las nubes se levantan... 
Otoño que raro vistes este año que siendo par, sus cifras suman impar. Raro y monótono nos haces juzgar el tiempo pues te has empeñado en decirte cálido, en bañarte en luz. Solo se notan los silencios de tus amarillos en las hojas que, secas, caen en el infortunio de las aceras de triste color. No has venido, no has tenido el coraje de romper el estío, de lapidar el calor. Y has sucumbido, traicionero, al amor de los desmanes que la estación festiva te ha brindado, te ha regalado. ¿Dónde está tu inmensa melancolía?, tu vals azulado, tu lluvia que cantores y poetas trovaban por las esquinas. Aguaceros mansos que nublan los caminos y las orillas. Y paraguas de colores y de flores, de negro luto y también algunos marrones. Nieblas matutinas que salen de los asfaltos y hacen lucir los abrigos, los sombreros y las botas que pisan charcos. Has dejado olvidado en los tejados la humedad de las arcillas, las matas que amarillas ribetean los secos canales... Y los cielos, que en un tris de gris marengo te has empeñado exhibir, en vestir y engalanar, como si ese color humilde hiciera baile en tus días más hermosos.   Te has olvidado de tu eternidad, de tu danzas al atardecer, de tus lánguidas pátinas, de tus olores.
¡Ay! otoño, que me inquietas ese tiempo que no das rienda a tu tiempo, y me espantas con tus cálidos olores, y me encojes con tus nubes sin lloviznas, sin chaparrones.
Otoño, no eres otoño este año que siendo par, sus cifras suman impar.
milyunatarde


 Nos vemos y nos leemos pronto

sábado, 15 de noviembre de 2014

"TE COMERÍA A VERSOS"

Soñando palabras... soñando versos amanezco cada día con el anhelo de patear las calles de esta ciudad, que sin ser mía, me acogió en su vientre y me hizo suya; esclava y suya de sus ruidos y sus asfaltos ruines. Me despierto con la esperanza azul de encontrarme una nueva frase; un nuevo verso que me llene las horas de imposibles, las pausas de improbables. Frases que cada jornada alimentan las ganas de imaginarte, de soñarte... Y así sin venir a cuento, entre el semáforo y ese paso de cebra tantas veces transitado aparece este verso: "Me sentí astronauta perdido en tus lunares"...
Madridplural.com

Es entonces cuando algunos desconocidos nos volvemos cómplices en 29 segundos. Cuando el hombre que pinta rojo, se torna verde y las sonrisas se cruzan y se bajan las miradas. Y se sueña... Inevitablemente se sueña, se imagina. Los momentos de las horas transcurren con los lunares puestos, con el traje de astronauta calado hasta los huesos y el día se siente leve y a la vez breve. Me reencuentro con la tarde, con mi té cotidiano, con la luz fluorescente que en el techo pestañea espesa y anodina y destrozo los minutos que me restan para salir a buscar la frase del ocaso. Sin pausa mis ojos buscan los versos; las letras que no han borrado el paso de mil pisadas, de mil miradas :..."Mi más sentido Bésame". Sonrío. 
madridplural.com

Me lanzó por las aceras de la ciudad Ajena a buscar otras trovas, otras frases nunca dichas pero mil veces escritas, otros cortos poemas, otras palabras de amor. Y leo por las calles y los  callejones: "Cerrar los ojos y dejarse llover"... "Mi alma la tripula el viento de tu respiración", "No hay mejor sky line que verte tumbada", "Que la línea que más cuides sea la de tu sonrisa", "Te haré el humor hasta llegar al orgasmo"... Sigo sonriendo. Me siento feliz. La ciudad Ajena se vuelve más humana, más sincera. Y me siento más suya, y la siento más mía. 
Espero que de nuevo pase la noche, que poetas y pintores hagan su eficaz trabajo: que dibujen sueños a nivel del suelo y que cuenten cuentos y brinden anhelos y que hagan magia bajo las pisadas de los madrileños.  

Nos vemos y nos leemos pronto. 

(En octubre de este año, comenzaron a aparecer versos en los pasos de peatones de Madrid. Fueron obra de un colectivo llamado Boamistura, que han regalado a la ciudad su arte y su buenhacer. Yo desde este humilde lugar agradezco la iniciativa) www.madridplural.com 

domingo, 2 de noviembre de 2014

UN SOFÁ AMARILLO



Amarillo es el sofá que me acoge, que me cobija. Amarillo y de pana con hilitos dorados que le dan ese toque glamuroso de sofá de pub vintage, de gastro-bar a la última. La luz, a pesar de ser mediodía es del color de las hojas secas; del triste color de la pelusa de los membrillos. El olor me recuerda un montón a las tiendas de decoración que hay en la acera de enfrente. Ese aroma envuelve la calle y el aire que se intuye limpio lo transforma en denso y opaco. Es mediodía, ya lo he dicho, y estamos aquí en el centro de esta ciudad que cuando quiere es hogar, y cuando no lo desea es maltratadora e inhóspita... Los que están conmigo ríen. Ríen a carcajadas y se felicitan con grandes abrazos y aspavientos. Se tocan la cara con satisfacción; las mejillas se pellizcan y siguen riendo, todo parece que ha salido bien, que ha salido genial.
Me miran y me invitan que me una a ellos, a los triunfadores... los ignoro. Piden un Moon, y otro y otro, y brindan una vez y otra y otra... Celebran mil veces lo incelebrable, lo que hace muy poco tiempo criticaban y para ellos era deleznable. El champán corre de copa en copa y cae sobre la moqueta de diseño; se sirven ostras y caviar iraní, sushi y anchoas del Cantábrico y platos con jamón Joselito. Se encienden puros de la patria de Fidel y cantan canciones recurrentes y esas, sintiéndolo mucho, hacen que mi rostro se trasforme en una mueca de desprecio infinita. Me llaman, me jalean... quieren que junto a ellos celebre la gran desilusión de los que habitan en esta ciudad, en este país... sigo ignorando sus voces y llamadas y me hundo más y más en la pana finita del sofá amarillo que me cobija... 
Cierro los ojos, recuerdo, añoro y pienso en los días en los que nosotros, los que se ríen a carcajadas y yo, íbamos a cambiar el mundo, la sociedad... a no dejar que todo se lo llevaran "ellos", a impartir justicia de la buena, democracia para todos, derechos para todos... que falacia, que gran trampa.
Me levanto de mi sofá vintage amarillo y me dirijo al camarero que primero encuentro. Le doy mi tarjeta de crédito para que se cobre lo que se debe... la mira atónito y pregunta: ¿es una Black?, yo le digo: creo que sí; negra es desde luego, o al menos opaca.
Me marcho. Mi casa está muy cerca. Camino por la calle razonando que esa tarjeta no debería usarla tanto... pero, pensándolo mejor, creo que la seguiré usando.


Nos vemos y nos leemos pronto.


 

lunes, 27 de octubre de 2014

ANTIGUOS E-MAILS


Giglio.blog
Verás, lo que te voy a contar no es leyenda urbana ni cuento chino. No se trata de un vulgar cotilleo, ni de un chismorreo de pueblo añejo con viejas y viejos añejos; te hablo de algo totalmente simple y en tiempos hasta normal. Sé que lo has visto, pues en tu casa hay alguno que otro. Pero también sé que no contienen lo que yo tanto añoro, lo que tanto echo de menos... Te hablo de los sobres llenos de cartas. De las cartas llenas de besos. De los besos llenos de amor.
No hace tanto tiempo a los buzones de los portales, a las puertas de las casas, a los soldados en las milicias, a los rubios, a las morenas a los altos y a las bajitas, llegaban cartas... cartas de amor. Franqueadas con sellos de color azul y a veces rosa que hacían que la ilusión rondara las mentes y los cuerpos de sus destinatarios, haciéndolos por un ratito, o por muchos, inmensamente felices.
Se describían los deseos, las ganas, los "te quiero", con letra redonda o cursiva... con boli de punta fina o con pilot negro, o si ya era muy barroco el amor, con pluma de tinta china. Era ese folio en blanco, escaparate de sentimientos y afectos, del amor compartido o solo fingido... era, esa hoja de papel, testigo de mil poemas, de mil requiebros de tantos y tantos besos...
Escribíamos... dibujábamos con cientos de grafías lo que el corazón dictaba, lo que las ganas contaban. Y esperábamos con ansias que ese alguien nos contestara. Que nos dijera cuán feliz le había hecho esa carta recibida; esa misiva de amor, esas letras contenidas... Secretos que encerrados en un sobre, quedaban guardados en el cofre de las letras, hasta que el recibidor lo abría y los leía, los interpretaba.
Y las cartas iban y venían a los buzones. Subían y bajaban a los afectos. Llevaban y traían las canciones, los poemas que contaban cuánto nos queríamos... cuánto nos amaban.
Eran cartas... Esas cartas... Cartas de amor.
via Pinterest


Nos vemos y nos leemos pronto
  


domingo, 19 de octubre de 2014

Anything for love ...

Con costuras en el alma, Juana, se apura por sentir un día mas el vaivén que sufre su corazón. Sentimientos encontrados en ese bosque de gentes que surge sin querer en la sala de la "quimio". Seres que en común tienen lo más terrible. Y que por ser así, terrible, se dulcifica al ser común en todos ellos. Ella, que llegó un día asustada y llorosa a esa sala dónde todos la animaron y se interesaron por su vida. Dónde la cotidianeidad de los sueros la hicieron cómplice con su vecina de sillón Amparo, que era la segunda vez que el cáncer la hacía protagonista de su película. O con la chica del uniforme de azafata, Clara, que a pesar de su juventud, o tal vez por ella, se afanaba en comentar que ella solo estaba allí de paso, que la vida le tenía preparado un futuro maravilloso. Y también con Charo que marchó un día calva y feliz a su casa pues ya estaba curada, y que hacía dos semanas que estaba de nuevo allí, menos calva y menos feliz... Con todas y cada una de las personas que allí estaban Juana tenía una conexión especial, una unión que las hacía fuertes ante la adversidad.
Hoy Juana se marchaba; se despedía de todas ellas, de cada una de ellas. Se iba... ya no tenía pechos... ya no tenía pelo... ya no tenía cáncer. Su realidad ya no estaba allí, estaba en otro lugar, con otras personas. Se despidió de Amparo, se despidió de Clara, se despidió de Charo... Lloró con ellas por todo lo bueno y todo lo malo. Por lo que esperaban, por lo que conseguirían y por lo que se quedaría en el camino. Y salió a la calle a beberse las calles como aquella María de la canción. Y besó la brisa que el viento le regalaba. Y tocó la eterna levedad de ser mujer, persona. Y rió, y lloró Juana, mucho, mucho, mucho...
Hoy, ha recibido una llamada. Sus amigas quieren celebrar con ella su vuelta a la vida, su sanación, su alegría... Y esto es lo que se ha encontrado:   

Hoy desde aquí quiero brindar por todas las "Juanas", por todas las "Amparos", Las "Claras", las "Charos"... Por Ellas: ¡LAS MUJERES!

UFFFF!!!...
Nos vemos y nos leemos pronto

lunes, 13 de octubre de 2014

PALABRAS

No me gustan los nombres con significado explícito... No me gustan las letras sin vértices, sin esquinas ni rincones. No me gustan las comas, ni los puntos y comas... No me gustan. 
No soporto los verbos imperfectos ni los pluscuamperfectos. No me agradan los adjetivos posesivos, tampoco los superlativos... Ni los "Yo, mi, me, conmigo" que delante del nombre los llaman pronombres, (lógico).
No me convencen las palabras vacías ni las pegajosas ni las opacas... ni siquiera las grises, no las entiendo ni me fascinan. No prefiero las cuartillas escritas a máquina, ni tampoco los folios encabezados a la derecha con letras doradas que cuentan que importancia tienen los que allí se nombran... no los quiero. No anhelo tener mil y un libros cubiertos de piel y llenos de vanas palabras.
Yo prefiero ese nombre bonito que cuenta en sus letras su color y su sonido...
Y me gusta esa letra que marca su espacio a codazos; que alarga sus brazos y acoge tranquila a la siguiente...
Yo quisiera tener muchos puntos y seguidos en mi loca vida. Y puntos y aparte; y mil suspensivos que tú rellenaras con tus propios puntos.
Yo deseo poner en mi boca futuros perfectos. Presentes cuajados de mil aventuras y cientos de locas locuras.
Y me gusta calificar mi espacio, mi sitio, con adjetivos que cuenten lo que yo veo y lo que tú sientes. Lo que tú ves y yo siento.
Y te quiero contar muy bajito, que "Tú", serás "Mi", y "Yo" seré "Tú", cuando queramos ser nuestro "nosotros".  
Yo quisiera que palabras escritas llenaran vacíos; prendaran las mentes, iluminaran los corazones...
Negro sobre blanco, o no, llenar la vida de palabras escritas en libros, en folios, en cuartillas. Palabras que cuenten todo lo que queremos y anhelamos; lo que nos gusta, lo que detestamos...
No me gustan los nombres con significado explícito:
El mío sin ir más lejos, Dolores...
Si cambiamos la D por una C... ya tenemos Colores, bastante más bonito, ¿verdad?  

 Nos vemos y nos leemos pronto.

 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...