domingo, 26 de enero de 2014

ELLAS...

A estas horas el cielo se vuelve rosa, y la luz transmite ese color a su reino. Ellas comienzan esa danza espasmódica, rauda y rápida que hacen del movimiento una lucha, una contienda, una guerra de silbidos en el suntuoso patio. Los aleros se llenan de ruido y de plumas negras; de barro que estropean los tejados más legendarios, los más antiguos. Pero no molestan muy al contrario. Yo las miro, las admiro; las envidio y me encelan las tardes que como hoy ya se han vestido de rosa. Ellas reflejan en su brillantez de plumas el color donde la Alhambra ha envejecido su pátina. Donde fallece cada tarde el día más vivído, más hermoso. Sobrevuelan el blanco del patio y su fuente, los leones, las columnas... los viandantes, las miradas. Son las reinas de ese patio, las dueñas, las señoras. Oidoras de amoríos y también de desengaños, ellas vuelan y comentan lo que tú les vas contando. Y ufanas refieren, a los que quieren oírlas, las idas de los amores, las penas y las desdichas, y las alegrías cantadas con jaleo de bulerías:
fotodeCarolinaMolina
¡Ay! golondrina Alhambreña, ¡ay! gitana, ¡ay! morena...
Hoy he venido a contarte que un beso sembró en mi boca un nidal de mariposas, un hogar, una morada. Y en el estómago siento mil vuelos, mil aleteos. ¿Que tengo mi amiga oscura?... No me digas, golondrina, que el amor llamo a mi puerta. No lo quiero. Pues no llevaba el contrato en que el besador jurara que nunca me haría daño, que besaría mis palabras, que rozaría mis pisadas, que sería mi compañero, mi amante, mi amigo inquieto. ¡Ay! golondrina morena, que el amor se ha hecho nido en mi corazón baldío, y siento que me han robado, que se han llevado mi sino, mi estrella, mi suerte... mi destino. ¡Ay! golondrina Alhambreña...

Así hasta que la noche asoma al reflejo de ese mármol. Hasta que la luna acuesta sus ojos en el agua de esa fuente fabulosa. Ellas exhaustas, recogen sus silbidos, sus vuelos, sus negras plumas en los aleros cobijados de la Alhambra, en sus nidos; hasta que la nueva tarde vista de rosa este reino.

Nos vemos y nos leemos pronto
                                                                            foto de Martinandartesheila

12 comentarios:

  1. ¿Ya? tendré que empezar a desempolvar mi balcón, para cuando se atrevan a venir al norte. Aquí las cigüeñas ya campan a sus anchas, y no es ni San Blas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creéme si te digo que las que viven en los aleros del patio de los leones no migran, se quedan ahí agazapadas soportando fríos y calores extremos. Aunque desde hace ya un tiempo la naturaleza se ta tornado diferente, distinta, con otros hábitos. Sino mira las cigüeñas tus cigüeñas.
      Un beso con aires del sur, Princesa

      Eliminar
  2. Ay!... mi querida prima Oles (sí, ya te lo digo directamente, mi prima del alma), cuantos recuerdos, y cuantas sensaciones me haces revivir.
    Si te dijera, que casi me se de memoria los nidos de golondrinas que había en los aleros de las tejas de las escuelas de nuestro pueblo, si te dijera que cada vez que las veo volar, por encima de mi casa, me acuerdo de tantas cosas...
    Si te dijera... que cada día de mi vida cuando cierro los ojos, veo la Alhambra, y todo lo que pasa a su alrededor, el blanco eterno de Sierra Nevada, los colores de las puestas de sol en su "vecino", el Sacromonte, los relámpagos de los flaxes de las cámaras de los japoneses, el olor a jamón de Trevélez, el aroma del café que se sale por las rendijas de las cafeterías del centro.....
    Y las golondrinas que cada atardecer nos ofrecen su vuelo errático, que más bien parece una coreografía, como haciendo méritos para descansar después de su dura jornada, para anunciar que llega la noche, la noche granadina, la noche más mágica, la noche de los mil y un sueños....
    Y de regalo, tus hermosas palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que huele a café cuando paseas por Granada, y a churros con chocolate y a jamón de Trevélez...
      Me alegra que disfrutes con mis relatos, y que te hagan rememorar tiempos sino mejores, mas amables.
      Un beso desde cerquita, Rojo

      Eliminar
  3. Ahora en Barcelona, además de palomas, sólo se escuchan cotorras...
    La globalización también afecta a las aves!
    Un beso Oles del Sur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí también pasa lo mismo, los loros, las cotorras, las aves exóticas en general están anidando en los plátanos de indias europeos. Supongo que esperando que les crezca un follaje impresionante... Ilusos!!!
      Me quedo con mis golondrinas
      Un beso del sur, Martica.

      Eliminar
  4. Por aquí lo que hay son cigüeñas con su consabida diéresis en la u, pero ellas no lo saben. Y tampoco saben (eso ya lo saben) que son utilizadas para contar historias que son más falsas que un duro sevillano, aunque los niños se las creen ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ignorantes las cigüeñas con diéresis, mira que no saber que su nombre lleva sombrero!!!...
      Las otras historias, ya no se las cree ningún niño... Aunque seguro que algún adulto quiere creérselas.
      Un beso, hoy muy frío, del sur

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias, escribidora. Es un honor que me leas.
      Un Beso desde el sur

      Eliminar
  6. Dicho así...descubro una belleza desconocida en los susodichos pajarillos :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Son aves maravillosas; o quizas exagere y sean eso, solo, golondrinas.
      Un beso desde cerquita.

      Eliminar

Gracias por tu tiempo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...