martes, 23 de abril de 2013

MODOS Y MODAS II


No penséis que la caja metálica que me encontré el otro día junto al cajóndeloscables ha desaparecido, sigue aquí, en el salón presidiendo la mesa de centro, y proporcionando momentos divertidos e hilarantes. Y es que, como ya contaba en el post anterior, en cuestión de moda aquellos años dieron mucho de sí. Y si no que se lo pregunten a los chicos que tenían ventipocos en la época, porque si nosotras no teníamos desperdicio, ellos no se quedaban atrás; doy fe, pues tenía ejemplos por doquier a mi alrededor. ¡Madre mía! aquellas cazadoras que, al igual que las nuestras, marcaban los hombros con tres o cuatro tallas mayor de la requerida; y esos pantalones ajustaditos marcando lo innombrable y ciñendo cinturas altas, bien altas; o anchos hasta latitudes imposibles y con las mismas cinturas altas. Y no hablemos de las camisas, amplias y hermosas, con bolsillos gigantes y que se metían por dentro de pantalón para poder sujetarlas, y con unos estampados y unas telas babosas increíbles. Y cuando se trataba de vestir un traje, ahí estaban Sonny Crockett y su compiche para imitarlos, y para que las madres de la época pusieran el grito en el cielo, pues no entendían muy bien eso de la camiseta con la americana de traje.

 Eso en cuanto a ropa se refiere, pues luego estaban los complementos, los peinados, los zapatos... y es que en aquellos años empezaron a verse los pendientes diminutos en las orejas de los chicos con sus respectivas rojeces, pues sufrían un montón haciendose los agujeros; y las cadenitas en los cuellos de las camisas, y los cinturones enormes con hebillas enormes, y los zapatos... los zapatos tenían suela de goma gorda, y todos ellos eran gordos. Y, por fin, iniciamos el capítulo peinados: esos pelos subidos en andamios de fijador con patillas recortadas y coletillas por detrás, o con flequillos espesos y laterales rapados, o aquellos que imitaban los de las chicas y se peinaban tipo Europe. Y como punto final, que no se me olviden las corbatitas, y lo digo en diminutivo, porque eran estrechas como culebras y largas muy largas...

 Cómo a nosotras, a ellos también los engañaron y sirvieron a la moda cual esclavos. Lo raro es que con esas pintas también ligaban, y como nosotras se sentían cómodos y modernos con esos trapos.

Cómo ahora, exactamente igual que ahora.

Nos vemos y nos leemos pronto.  
 

 

6 comentarios:

  1. Noooo...., ahora gracias a Dios ellos no visten camisas anchas y babosas aunque las patillas, las melenas y sobre todo los flequillos largos siguen resistiendo el paso del tiempo.
    Yo recuerdo a TitoPe con esas pintas... vaya pintas! Jajajajajajaja...!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos que llevaban esas pintas!!!
      Besos

      Eliminar
  2. Uffff que regresión!!!!!!
    no sé si peor nosotras o ellos....tal para cual!
    Cuando me entra la nostalgia y rebusco fotos me pongo roja!!! y mira que han pasado años!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estábamos precisamente atractivas... Pero era lo que se llevaba. Gracias por pasarte

      Eliminar
  3. Ja,ja aún recuerdo unos pantalones "pierna de elefante" , tipo a los que usaba el gran Tino Casal, en cada pernera entraban cuatro como yo... Miles de besos!

    ResponderEliminar
  4. Te imagino con esos pantalones, jajajaja... Estarías fantástico!!!. La verdad es que tu siempre estas estupendo. Besos y gracias por leerme.

    ResponderEliminar

Gracias por tu tiempo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...